10 d’agost de 2011

Projecte "SONIDOS DE LA TIERRA"

Para unos, basura, para otros... un instrumento musical.

Para muchos,latas y ollas viejas, las baterías oxidadas y otros artículos caseros son basura. Pero para algunos jóvenes de Cateura, el principal vertedero en la ciudad de Asunción, no son desechos.
Cateura, recibe 800 toneladas de basura casera cada día, más 200 de la limpieza urbana. A los residentes de este pueblo, azotado por la pobreza se les llama “gancheros,” es decir, gente que vive de recoger y reciclar basura.Pero en el caso de Sonidos de la Tierra, eso significa transformar la basura en instrumentos musicales.Son un tesoro, porque los niños que participan en el proyecto Sonidos de la Tierra, transforman lo que otros han desechado en los instrumentos que emplea su famosa orquesta. 


Sonidos de la Tierra, creado en 2005 por el músico local Luis Szarán, emplea las dulces melodías de la música para congregar a niños procedentes de más de 140 comunidades que rodean la capital del país.

Hoy, unos 50 niños del vertedero forman parte de las actividades artísticas, son hijos de gancheros que recogen y reciclan la basura que encuentran en las calles.  
Este proyecto no sólo trata sobre música, sino que también cumple una función social, puesto que los niños y jóvenes que quisieron formar parte de Sonidos de la Tierra tuvieron que comprometerse a asistir en la escuela.
Esto demuestra que recoger basura es un trabajo digno y es una verdadera integración a través de la música.
Lo que más impresiona de este proyecto es la atención, la motivación, la alegría y el hambre insaciable de ensayar y estar juntos mediante la música.