29 de novembre de 2012

Hem llegit:

Los métodos pedagógicos creativos y artísticos elevan en un 17,6 por ciento la probabilidad de que los alumnos cursen estudios superiores y disminuyen en un 10 por ciento la posibilidad de desempleo, según se desprende del informe ´Buenos días creatividad´, realizado por la Fundación Botín y un equipo de expertos internacionales.
Los métodos pedagógicos creativos y artísticos elevan en un 17,6 por ciento la probabilidad de que los alumnos cursen estudios superiores y disminuyen en un 10 por ciento la posibilidad de desempleo, según se desprende del informe ´Buenos días creatividad´, realizado por la Fundación Botín y un equipo de expertos internacionales.
Así, respecto a la mejora de los logros académicos que se consigue gracias a una educación rica en artes, el documento se hace eco de un estudio realizado por James Caterall sobre más de 25.000 alumnos de Estados Unidos que reflejaba que los estudiantes que se implican en las artes tienen más probabilidades de escribir, leer y realizar matemáticas complejas, "de nivel superior", faltan menos a clase y afirman ser más felices en la escuela.
Cuando estos alumnos alcanzaron la edad de 20 años, el estudio indica que este tipo de educación les había proporcionado una probabilidad superior en un 17,6 por ciento de matricularse en la Universidad que los que no la habían recibido y habían reducido en un 10 por ciento sus posibilidades de no estudiar o de encontrarse en el paro. Asimismo, habían aumentado en un 15,4 por ciento su probabilidad de involucrarse en actividades de voluntariado, en un 8,6 por ciento de establecer amistades fuertes y en un 20 por ciento su probabilidad de votar.
Al cumplir los 26 años, estos alumnos tenían mejores empleos y más probabilidades de describir sus vidas como felices y con buenas relaciones. Por el contrario, los estudiantes con una educación con carencia en artes tenían cinco veces más probabilidades de acabar siendo dependientes de ayuda o asistencia pública. El estudio también advierte de que aquellos lugares en los que la educación en artes se había realizado con programas de baja calidad, había provocado efectos negativos en el desarrollo de la creatividad y del pensamiento innovador de los jóvenes.
El documento añade que los alumnos que se implican en las artes tienen más probabilidades de escribir, leer y realizar matemáticas complejas ya que, según la doctora Martina Leibovici-Mühlberger, "los niños nacen con una increíble capacidad de aprender, pensar, vivir e interactuar con su mundo de forma creativa". "Pero cuando empiezan a interactuar con el mundo real, se infectan de los ´virus´ que retrasan su crecimiento en la vida, el virus de la comparación, del etiquetado, la clasificación y la evaluación, de la culpa y la crítica, por mencionar algunos. Para cuando son adultos, han perdido más del 70 por ciento de sus capacidades innatas. En realidad no las pierden, sino que quedan adormecidas", ha precisado.
El informe también recoge algunas conclusiones de un análisis realizado por Kyung Hee Kim, partiendo de los datos recogidos sobre casi 300.000 adultos y niños estadounidenses, en el que se constata que, en los últimos 20 años, los niños se han vuelto "menos expresivos en cuanto a sus emociones, menos enérgicos, menos habladores y expresivos, menos cómicos, menos vitales y pasionales, menos perceptivos y menos sintetizadores":
Font:  http://www.ibercampus.es/articulos.asp?idarticulo=16191