25 de febrer de 2009

Hem llegit

La importancia de la Educación Musical en la etapa Preescolar
Concepción Martorell, Académica de la U. Andrés Bello recomienda restaurar las clases de música en el currículo escolar, dada la importancia que tienen en el desarrollo de los niños.
Las manifestaciones primeras del ser humano para contactarse con el medio pasan por el llanto, el grito, el gorjeo, la risa, el movimiento, palmear, reír, hablar o entonar.
Según Concepción Martorell, directora de la carrera de Educación Musical de la Universidad Andrés Bello, estas son manifestaciones inherentes al género humano, "así como también lo son otras expresiones, como los juegos rítmicos de palmas o de sílabas, que forman parte de ese quehacer musical espontáneo, del que debemos hacernos eco para dirigirlas de modo conciente en el hacer rítmico y melódico", asegura la académica.
ESTIMULACIÓN TEMPRANA
Desde pequeño, el ser humano desarrolla la motricidad a través de movimientos, juegos rítmicos y melódicos. Todo el entorno sonoro (atmósfera sonora) forma parte de este estímulo.
Por ello, la estimulación temprana que se realice en los menores, a través de la experiencia musical, es crucial, pues marcará el desarrollo de conexiones cerebrales específicas que permitirán un buen desarrollo de habilidades musicales.
A juicio de Martorell, los educadores de preescolares deben ser los mejores preparados en lo musical, dado que a esta edad el trabajo es más delicado y fundamental para el desarrollo integral.
"Un educador de párvulos no sólo enseña; es la persona que debe estar más alerta a los procesos de desarrollo de la motivación, creación, desarrollo del lenguaje y otras manifestaciones que conducen a la adquisición de aprendizajes significativos", afirma la académica.
"Todo mejorará cuando se comprenda que la enseñanza de la música debe comenzar en la etapa preescolar; que la educación musical no es una opción, sino un derecho; que la educación integral no puede estar exenta del arte musical; que si deseamos educar con equidad, entonces se debe propiciar un desarrollo armónico en nuestros niños", enfatiza Martorell.
LA MÚSICA ES UN DERECHO
Desde otra perspectiva, Concepción Martorell recalca el carácter de derecho que tiene la música, ya que la Unesco la reconoce como un Derecho Humano.
Asimismo, la académica asegura que, en su opinión, ninguna educación estará completa si no se incluye la música y el arte como parte del currículo escolar.
Para Martorell, todos podemos ser educados musicalmente, aunque no lleguemos a ser músicos de profesión o a ejecutar piezas musicales.
Fuente:http://www.latercera.com/contenido/681_103971_9.shtml